PLAZA DE LA CIENCIA Y EL ARTE

Costanera Este, Predio UNL. Ciudad de Santa Fe

  • CATEGORÍA: Educación y Cultura
  • FECHA: Proyecto: 2006
09

Primer Premio

Concurso Nacional de Anteproyectos a Dos Vueltas.

 

Equipo de Proyecto: Arq. Alfredo Jurado; Lucas Condal; Martín Gonzalez; Daniel Imhoff; Fernando Lara.

Asesor: Ing. Gustavo Perini.

 

La propuesta se asienta en tres conceptos básicos. Por un lado, la relación de la plaza / edificios con el entorno inmediato (costanera, sector de playas y espacios lúdicos, etc), la interdependencia con el sistema en el que se encuentra ubicada (reserva natural, UNL, Ceride,) y las respuestas formales / funcionales / tecnológicas y semánticas al programa dado, a partir de reconocer y potencializar las cualidades del paisaje y su entorno.

El carácter de los edificios, su emplazamiento y pertenencia a la Universidad Nacional del Litoral determinan en buena parte el perfil científico y cultural del conjunto.

El concepto de respeto por la preexistencia del lugar aparece prioritario para lograr una correcta interacción entre espacio natural y las nuevas formas de socialización de los lugares públicos. A partir de la movilidad social y las nuevas actividades que esto ha generado en los últimos años, los espacios públicos adquieren originales y cambiantes significados dados por actividades transitorias de personas o grupos que se organizan de acuerdo a intereses de índole cultural, políticas, económicas, deportivas, estéticas y de recreación y ocio. Los espacios públicos, en este caso, deben tener la capacidad de adaptarse a estas funciones.  El complejo, mirado de esta forma, deberá entenderse como un sistema dedicado no sólo a las funciones propias de los espacios verdes, sino que deberá transformarse en un ámbito de construcción cultural de la ciudadanía, participativo, abierto y democrático, y dotado del equipamiento necesario para llevar adelante estos fines.  Bajo estas premisas, el parque y sus edificios adquieren un significado único, que al ser compartidos con la gente, lo transforman en el lugar común de transferencias de conocimientos, de experiencias y de comunicación social y recreación.

Resulta innecesario la generación de íconos que puedan de alguna manera acotar dicho carácter, por lo que se ha reforzado el tratamiento abstracto de la plaza, privilegiando las relaciones humanas y sociales, quienes cargarán a partir de hechos culturales el rasgo simbólico del lugar. Simbolizar a la ciencia y el arte por medio de elementos que alcancen un límite en lo metafórico es reducir el acontecimiento cultural a la mera representación objetual. Nuestra sociedad merece la oportunidad de reconstruir y compartir el espacio de la cultura desde una perspectiva compleja y abarcativa, humanista y solidaria.

De este modo, la plaza se genera a partir de un ensanche del espacio público y la incorporación del sector, actualmente deprimido, al sistema de espacios verdes urbanos, revalorizando los bordes y relacionando la naturaleza y la topografía existentes en el mismo, al espacio social.

La intención de proponer edificios desarrollados prácticamente en su totalidad en planta baja responde a esta idea de interacción de los distintos espacios, itinerarios y recorridos.

El contenedor mayor de exposiciones es el edificio que se encuentra visualmente más directamente relacionado con la calle. Por su escala y orientación, se aprecia desde costanera oeste.  La fachada de mallas metálicas, con una fuerte imagen institucional, deja entrever los árboles por detrás. Los contenedores más pequeños y la escuela, con los servicios de apoyo requeridos, conforman una unidad estético / morfológica con una placa que corre paralela a la calle de los cuises. Además de permitir la etapabilidad de la obra, esta tipología posibilita que todos los ámbitos interiores, ya sean de exhibición o enseñanza tengan amplias visuales directas al paisaje, sea hacia la laguna, a la ciudad o la reserva natural.

La resolución tecnológica de los edificios permite una gran capacidad de adaptabilidad de los espacios interiores y exteriores, concepto fundamental para concebir arquitecturas de funciones variadas y complejas que posibiliten los cambios tecnológicos y funcionales.